2015-07-18

Ebanjelioa irudietan


El amor de Dios, que es el origen de nuestra vida, no puede ni ganarse ni perderse; es incondicional; su dimensión la asume desde sí mismo, no desde nosotros, y menos aun desde nuestra productividad.
Piet van Breemen S.J.