2015-06-29

Ebanjelioa irudietan


Te has preguntado cuántas veces has creído que estabas muerto/a y caíste en la más terrible desolación…y sin embargo volviste a vivir porque recibiste una orden de lo Alto, imperceptible a los oídos humanos, pero que tu espíritu supo captar. ¡En cuántas ocasiones volvimos a sonreír, a confiar, a caminar senderos, a abrir puertas, cuando descubrimos que no estábamos muertos, sino dormidos! O ¡Cuántas veces nos dimos cuenta de que para volver a vivir o a comenzar algo nuevo necesitábamos aceptar que “algo” había terminado o acabado!.
Pidamos una fe vigorosa como la de la hemorroísa y la de Jairo, que contra todo pronóstico confía en Dios y en sus designios.
P. Javier Rojas sj y Alejandra Vallina