2015-03-08

AIZU!!! - 8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER TRABAJADORA

Mujer trabajadora en tiempo de crisis…..

En estos tiempos de crisis y de recetas que se ceban especialmente con los sectores más empobrecidos, las mujeres sufren doblemente sus conse-cuencias, por la propia situación que afecta al conjunto del mundo obrero y del trabajo y por su condición de mujer.

Así sufren más la degradación de los derechos laborales y sociales, en este momento en el que los recursos económicos se están destinando al nuevo ídolo de la rentabilidad económica y al pago de una deuda que ellas no han generado, viéndose sometidas a los trabajos más precarios y peor pagados; a ser las primeras en ir al paro o en quedar desprotegidas como consecuencia de las reformas laborales; a ser las primeras a quienes se mira para atender a las personas ancianas, discapacitadas o enfermas, conforme avanzan los recortes en la Ley de Dependencia o en los servicios sociales y sanitarios; las que acuden a Cáritas u otras organizaciones para solicitar alimentos o recursos básicos; las que más sufren en primera persona los desahucios... Por eso, la realidad de la mujer nos descubre muchas esclavitudes de las que necesitamos liberarnos; el rostro femenino de Dios nos descubre que otro mundo es posible. 

NOS PREGUNTAMOS, DIALOGAMOS, PROFUNDIZAMOS EN LA REALIDAD….. 

La conmemoración del 8 de marzo, Día de la Mujer 

Trabajadora, es una oportunidad para acercarnos a la situación que viven muchas mujeres, especialmente en su relación con el trabajo y con el desempleo. A ellas y a los jóvenes afecta especialmente esta plaga del desempleo, con cifras históricas 
  • ¿Cómo está afectando esta situación de crisis, sus consecuencias, a las mujeres de tu barrio, de tu pueblo, de tu entorno… a ti? 
  • ¿Qué aspectos repercuten más negativamente en su condición de mujeres y trabajadoras?

“Doblemente pobres son las mujeres que sufren situaciones de exclusión, maltrato y violencia, porque frecuentemente se encuentran con menores posibilidades de defender sus derechos”. 
P. Francisco “Evangelii Gaudium” nº212

RECORDAMOS ALGUNOS DATOS

  • El paro afecta más a las mujeres, el 52,34% de las personas paradas en la CAV lo son, alcanzado a 81.000, el 16,25%. En el Estado la cifra es del 24,6%.
  • Actualmente se calcula que la diferencia salarial entre hombres y mujeres en la CAV es de más de 7.000 euros anuales.
  • En la CAV el 85,3% del trabajo a tiempo parcial es desarrollado por las mujeres.
  • La violencia machista es una realidad que ha acabado con la vida de 33 mujeres en la última década en la C.A.V., según datos de Emakunde. En el mundo una de cada tres mujeres sufren algún tipo de violencia sexual o física.
  • La mayoría de los 1.500 millones de personas que viven con 1 dólar o menos al día son mujeres. 
  • Más de 110 millones de niños en el mundo, dos terceras partes de los cuales son niñas, no van a la escuela.
Material de apoyo 
CREDO DE LAS MUJERES 

Creo en Ti, Dios de las mujeres de la Biblia, 
el Dios de Sara, Raquel, Agar, Judit y María. 
Creo en Ti, Dios de Mónica, Magda, Lidia, Juana 
y de tantas otras que supieron ver su misión en la vida. 

Creo en Ti, Dios que escuchas el grito de tantas mujeres: 
madres abandonadas, solas, con hijos muertos; 
mujeres marginadas, incapaces de salir de su situación.

Creo en Ti, Dios creador de la vida, 
que diste a las mujeres 
capacidad de generarla y sensibilidad 
para cuidarla y defenderla. 

Creo en la capacidad de la mujer 
de hacer un mundo más humano, 
con menos dolor, muerte y destrucción. 

Creo que mujer y varón, 
creados en igual dignidad, 
asumiéndola juntos, 
serán los constructores de la Nueva Sociedad. 

Creo en María, Mujer y madre llena del
Espíritu Santo. Creo que por donde ella pasa lleva la vida,
contagia esperanza y abre camino para su hijo Jesús.

Creo en la vida eterna sin discriminaciones,
donde varones y mujeres
de todas las razas y lugares cantaremos la alegre
canción de la Igualdad, 
de la Fraternidad y del Amor sin fin. Amén


Pastoral Obrera / LangilePastoraltzako 
Bilbao. Febrero 2015. Aizu Nº61