2015-03-06

40 días con los últimos - 2015



REACCIÓN COLECTIVA SOLIDARIA

Como elemento positivo del análisis del informe FOESSA hay que resaltar que no aparecen indicios de que el capital social y relacional se esté viendo afectado todavía por el deterioro tan significativo visto en los otros ámbitos como el económico, el de salud o la vivienda. Todavía estamos a tiempo para una reacción colectiva que invierta las tendencias hacia una mayor fractura social en un nuevo marco, en una oportunidad, en que la respuesta a la crisis se construya de una forma más solidaria.
Se precisa una revisión del papel de las políticas públicas en la lucha contra la pobreza y la exclusión social. Se necesita priorizar la atención a estos fenómenos, en primer lugar, atendiendo a los que peor están; en segundo lugar por una cuestión de derechos humanos ya que estas situaciones implican un atentado directo a la dignidad humana y, finalmente, por un criterio de interés colectivo general ya que la expansión de estas situaciones puede poner en cuestión la convivencia y la seguridad del conjunto de la sociedad.

LA PALABRA NOS ILUMINA

José era el preferido de Israel, porque le había nacido en la vejez, y le hizo una túnica con mangas. Al ver sus hermanos que su padre lo prefería a los demás, empezaron a odiarlo y le negaban el saludo. Sus hermanos trashumaron a Siquén con los rebaños de su padre.
Israel dijo a José: “Tus hermanos deben estar con los rebaños en Siquén; ven que te voy a mandar donde están ellos.” 
José fue tras sus hermanos y los encontró en Dotán. Ellos lo vieron desde lejos. Antes de que se acercara, maquinaron su muerte. Se decían unos a otros:
“Ahí viene el de los sueños. Vamos a matarlo y a echarlo en un aljibe; luego diremos que una fiera lo ha devorado; veremos en qué paran sus sueños.” Oyó esto Rubén e intentando salvarlo de sus manos, dijo: “No le quitemos la vida.”
Génesis 37, 12-14; 18-21

PARA NUESTRA ORACIÓN

Señor de la vida, del amor y la ternura, háblanos otra vez de ese proyecto al que tú llamas reino de Dios.

Dinos que existe, que está aquí, en lo pequeño, en lo sencillo, en los sueños del que quiere y busca la fraternidad.

Dinos que el reino es lo mejor y más limpio que podemos soñar.

Dinos que el reino es la utopía realizada por ti, el cumplimiento de todo lo que desea el corazón humano.

Y enséñanos también el camino que conduce hasta él.

Dinos otra vez que es el camino de pobres y humildes, de solidaridad y misericordia, de la no violencia y el amor.

Repítenos, otra vez, que todos los caminos son un solo camino, y que ese camino eres Tú.