2015-03-04

40 días con los últimos - 2015


BRECHA DE GÉNERO EN EL MERCADO LABORAL

Según el informe de FOESSA, la crisis no ha afectado a todos por igual. El deterioro en la situación económica y social de muchos hogares está afectando ya claramente a su salud, a la calidad de la vivienda y a su entorno. Aunque no ha sido el único factor determinante, la crisis económica ha afectado especialmente a los hogares con niños, mucho menos protegidos que en otros países europeos, lo que puede suponer una mayor desigualdad intergeneracional futura.
La solidaridad familiar y las redes de ayuda resisten pero comienzan a debilitarse. En amplios sectores de precariedad son manifiestos los síntomas de extenuación que presenta ya la institución familiar para compensar las nuevas necesidades, lo que hace prever que se va a debilitar la capacidad de ésta en el futuro. La falta de apoyos en unos casos y el agotamiento de los existentes en otros, ponen de manifiesto, una vez más, que las políticas públicas son insustituibles para preservar la cohesión social.

LA PALABRA NOS ILUMINA

Jesús, reuniéndolos, les dijo:

“Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen.
No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del hombre no ha venido para que le sirvan, sino para servir y dar la vida en rescate por muchos.
Mateo 20, 25-28

PARA NUESTRA ORACIÓN

No ha de ser así entre vosotros, nos dices, Señor. La exclusión afecta, en su misma raíz, la pertenencia a la sociedad en la que se vive, pues ya no se está en ella abajo, en la periferia, o sin poder sino que se está fuera.

En palabras del Papa Francisco, estamos en una cultura del “descarte”.
Casi sin darnos cuenta, nos volvemos insensibles ante el clamor de los indefensos.

Necesitamos convertirnos, cambiar nuestra manera de pensar y de actuar.

Ayúdanos, Señor, a entrar en la lógica del servicio, de dar la vida como tú, de responsabilizarnos y creer que es posible dar una nueva dirección a la historia humana porque tú ya la estás realizando y nos invitas a colaborar contigo.