2015-03-03

40 días con los últimos - 2015


IMPACTO EN LOS GRUPOS MÁS VULNERABLES

La crisis social ha empeorado para todos, tanto hombres como mujeres, pero comparativamente entre 2007 y 2013, ha impactado más en la población masculina, convirtiendo así el sueldo de la mujer, antes secundario, en el sueldo principal del hogar.
Esta situación, sin embargo no consigue evitar un empeoramiento de las condiciones generales del hogar, ya que, como han señalado numerosos autores y autoras, sigue existiendo una brecha de género en el mercado laboral, que se concreta en salarios inferiores y mayor incidencia del empleo precario para las mujeres.
En cualquier caso, en la medida en que la exclusión social se hace más intensa, las diferencias entre ambos tipos de hogares se van reduciendo y la proporción de hogares en exclusión es prácticamente la misma para los hogares encabezados por un varón y por una mujer. Pero es un hecho que los hogares encabezados por mujeres enfrentan un riesgo de vivir procesos de exclusión considerablemente más elevado.

LA PALABRA NOS ILUMINA

Oíd la palabra del Señor: “Lavaos, purificaos, apartad de mi vista vuestras malas acciones.
Cesad de obrar mal, aprended a obrar bien; buscad el derecho, enderezad al oprimido; defended al huérfano, proteged a la viuda. Entonces, venid y litigaremos -dice el Señor-.
Aunque vuestros pecados sean como púrpura, blanquearán como nieve; aunque sean rojos como escarlata, quedarán como lana.
Si sabéis obedecer, lo sabroso de la tierra comeréis; si rehusáis y os rebeláis, la espada os comerá. Lo ha dicho el Señor.”
Isaías 1,10.16-20

PARA NUESTRA ORACIÓN

Creemos que si salimos a la vida partiendo nuestro pan con el hambriento, buscando el derecho del pobre, denunciando las injusticias y el poder del dinero, poniendo el bien en todos los senderos, la tierra empezará, Señor, a ser tu reino.
Creemos que si salimos a la vida quitando la opresión del oprimido, luchando por la igualdad de tus hijos, hombres y mujeres, defendiendo al huérfano y a la viuda abriendo nuestra casa al forastero, la tierra empezará, Señor, a ser tu reino.
Creemos que si salimos a la vida viviendo en nuestra carne tu evangelio, diciendo que es urgente despertarse, que si escuchamos tu palabra y hacemos lo que nos dices nuestros pecados quedarán blancos como la nieve, la tierra empezará, Señor, a ser tu reino.