2015-03-14

40 días con los últimos - 2015


NO HAY TÉRMINO MEDIO EN LA EDUCACIÓN

Este modelo productivo que hemos ido viendo, contribuye a explicar la dimensión del fenómeno del empleo de bajos salarios: gran parte de los puestos de trabajo que se crean y se destruyen después con rapidez son de baja calidad y ciertos sectores de gran peso en el empleo acusan un problema de productividad, fuerte competencia vía precios, y un comportamiento cíclico que alimenta una suerte de bulimia en el mercado de trabajo.
En resumen: la exclusión social en materia de trabajo según el informe FOESSA de 2014 se basa en el actual sistema educativo que polariza a la población entre los muy preparados y los que carecen de formación, mientras que el mercado busca fundamentalmente trabajadores de formación intermedia, provocando la expulsión de todos aquellos que no alcanzan dicha formación, a la vez que se desperdician los recursos humanos de alta formación, que o bien siguen formándose o bien migran a otros países en busca de empleos que coincidan con su preparación.
Parece por tanto que la salida pasaría por apostar por la creación de empleo de alta cualificación en España y además, implementar nuevas vías en la enseñanza para formar a cada persona adecuadamente dentro de sus posibilidades, sin descartar a nadie.

LA PALABRA NOS ILUMINA

Vamos a volver al Señor: él, que nos despedazó, nos sanará; él, que nos hirió, nos vendará. En dos días nos sanará; al tercero nos resucitará; y viviremos delante de él.

Esforcémonos por conocer al Señor: su amanecer es como la aurora, y su sentencia surge como la luz. Bajará sobre nosotros como lluvia temprana, como lluvia tardía que empapa la tierra.

– «¿Qué haré de ti, Efraín? ¿Qué haré de ti, Judá? Vuestra piedad es como nube mañanera, como rocío de madrugada que se evapora. Por eso os herí por medio de los profetas, os condené con la palabra de mi boca.

Quiero misericordia, y no sacrificios; conocimiento de Dios, más que holocaustos.»
Oseas 5, 15c; 6, 1-6

PARA NUESTRA ORACIÓN

“Misericordia quiero y no sacrificios, conocimiento de Dios más que holocaustos” dice el profeta Oseas, “vuestra piedad es como rocío de madrugada que se evapora” somos muy volátiles en nuestras acciones, tratamos de resolver el problema del empleo con trabajos temporales para que mejoren las estadísticas, pero la verdadera solución exige conocer la verdad, hacer planes a largo plazo que miren más allá de mi propio beneficio, que rescaten a los que ya hemos excluido del sistema y no generen más desplazados.

Señor, tras esta tercera semana de Cuaresma, ayúdame a apartarme de la inmediatez y el individualismo, para hundir mis raíces en las bases profundas que construyen una sociedad más justa y fraterna.