2015-02-18

40 días con los últimos - 2015



YA ESTAMOS “METIDOS EN CENIZA”

El VII Informe Foessa se acerca a la crisis desde la convicción de que no es causa sino consecuencia. Es el fruto ineludible de un modelo social (cultural, económico, político, antropológico…) concreto al que la propia crisis retroalimenta y fortalece.
Con una clara falta de un cuestionamiento profundo de los modelos que subyacen a nuestra estructura económica y productiva (generadora en el 2008, fecha del VI Informe, de un crecimiento elevado en términos cuantitativos, pero débil en términos de sostenibilidad), solo se contempla su abordaje «para cuando salgamos de la crisis»; obviando el potencial de las políticas económicas, públicas, sociales, financieras, fiscales, energéticas, ambientales y otras medidas activas de empleo, las cuales precisamente podrían posibilitar la generación de oportunidades laborales también para las personas más distantes del mercado de trabajo.
Pero de la misma forma que el crecimiento era el «buque insignia » de nuestro modelo social, ahora son las necesidades de ajuste las que guían las decisiones políticas y las que construyen nuestro imaginario colectivo.

LA PALABRA NOS ILUMINA

“Ahora -oráculo del Señor- convertíos a mí de todo corazón con ayuno, con llanto, con luto. Rasgad los corazones y no las vestiduras; convertíos al Señor, Dios vuestro, porque es compasivo y misericordioso, lento a la cólera, rico en piedad; y se arrepiente de las amenazas.”
Quizá se arrepienta y nos deje todavía su bendición, la ofrenda, la libación para el Señor, vuestro Dios.
Joel 2,12-13

PARA NUESTRA ORACIÓN

Cuaresma es un camino. Hay un punto de partida: el Miércoles de Ceniza, y un punto de llegada: la Vigilia Pascual. Cada día cuaresmal es un paso hacia la celebración de la Pascua.

Recorrer el camino hacia la Pascua significa renovar nuestras actitudes, convertirnos de corazón al Señor y creer en el Evangelio.

Te pedimos Señor que nos abras los ojos y el corazón para ver a nuestros hermanos.

¡Convertíos y creed el Evangelio!