2015-02-26

40 días con los últimos - 2015



MILLONES DE PERSONAS MUEREN DE HAMBRE

El empleo precario tiene un fuerte carácter exclusógeno, ya sea en su vertiente de empleo irregular o en la vertiente de empleo temporal, y esta fuerza desintegradora es aún más intensa en hogares en los que la persona de referencia es una mujer.
En el conjunto de Andalucía, el 22% de los hogares se encuentran fuera del espacio integrado, una realidad que contrasta con aquellos hogares en los que los sustentadores principales trabajan con contrato temporal, donde el porcentaje de la exclusión se sitúa en un 40,3%.

LA PALABRA NOS ILUMINA

En aquel tiempo dijo Jesús: Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se os abrirá. Porque todo el que pide recibe; el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. ¿O hay acaso alguno entre vosotros que al hijo que le pide pan le dé una piedra; o si le pide un pez, le dé una culebra? Pues, si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre que está en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan!
Por tanto, todo cuanto queráis que os hagan los hombres, hacédselo también vosotros a ellos; porque ésta es la Ley y los Profetas.
Mateo 7, 7-12

DISCURSO DEL PAPA PARLAMENTO EUROPEO

No se puede tolerar que millones de personas en el mundo mueran de hambre, mientras toneladas de restos de alimentos se desechan cada día de nuestras mesas. Además, el respeto por la naturaleza nos recuerda que el hombre mismo es parte fundamental de ella. Junto a una ecología ambiental, se necesita una ecología humana, hecha del respeto de la persona, que hoy he querido recordar dirigiéndome a ustedes.
Es necesario actuar sobre las causas y no solamente sobre los efectos

PARA NUESTRA ORACIÓN

Qué fácil nos lo pone Dios y qué difícil lo ponemos nosotros.
Preferimos nuestras prisas, nuestro estrés, nuestros agobios diarios, generadores de todo tipo de tensiones, ansiedades y conflictos con nosotros y con los demás a ponernos humildemente y confiadamente en manos de Dios; fiándonos de su Providencia y de la fuerza y la alegría de vivir como hijos de un mismo Padre, gracias a la fuerza vital de su Espíritu que nos provee de todo y para todos. Si queremos ser perdonados, perdonemos. Si queremos ser amados, amemos. Porque Dios es perdón, misericordia, amor y acogida.
Señor no estoy realmente convencido de que si te pido, me darás, si te busco, te encontraré, si toco a la puerta, me la abrirás. Aumenta mi fe y mi confianza en Ti. Abre mi corazón a la acción de tu gracia, dame un corazón nuevo y haz que sea canal de distribución de la gracia de tu Espíritu.