2015-02-23

40 días con los últimos - 2015



CONSTRUYENDO LA CIVILIZACIÓN DEL AMOR

En el corto-medio plazo, el pacto social deseable es aquel que concite acuerdos en favor de una salida de la crisis en la que el crecimiento económico suponga creación de empleo de calidad, un sistema de protección social eficaz y políticas redistributivas que reduzcan la pobreza y la vulnerabilidad y que se apoye en un triple diálogo político, social y cívico.
Una observación importante a la hora de evaluar la cifra de pobreza en la comunidad autónoma en comparación con el conjunto del Estado es la dificultad para llegar a fin de mes. Si se observan únicamente los hogares con mucha dificultad, o con dificultad para llegar a fin de mes, los hogares en Andalucía se enfrentan a mayores dificultades que el conjunto estatal. El 46,4% de los hogares de Andalucía dicen sufrir dificultades para llegar a fin de mes, frente al 36,7% en España.

LA PALABRA NOS ILUMINA

“[...] Venid, benditos de mi Padre, recibid la herencia del Reino preparado para vosotros desde la creación del mundo. Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; era forastero, y me acogisteis; estaba desnudo, y me vestisteis; 
enfermo, y me visitasteis; en la cárcel, y vinisteis a verme[...]”
Mateo 25, 31-46

DISCURSO DEL PAPA PARLAMENTO EUROPEO

Ustedes, en su vocación de parlamentarios, están llamados también a una gran misión, aunque pueda parecer inútil: Preocuparse de la fragilidad de los pueblos y de las personas.
Cuidar la fragilidad quiere decir fuerza y ternura, lucha y fecundidad, en medio de un modelo funcionalista y privatista que conduce inexorablemente a la «cultura del descarte». Cuidar de la fragilidad de las personas y de los pueblos significa proteger la memoria y la esperanza; significa hacerse cargo del presente en su situación más marginal y angustiante, y ser capaz de dotarlo de dignidad.

PARA NUESTRA ORACIÓN

Somos los bautizados, la mente, el corazón y las manos de Jesús, para construir la civilización del amor. La calidad de nuestra fe es o será juzgada por la medida de nuestro amor.
Que hoy tomemos conciencia y con ella asumamos que no hay seguimiento de Jesús sin grandes dosis de amor por los que nos rodean, especialmente por los más necesitados: familias enteras en paro, niños que pasen necesidad de todo genero, ancianos abandonados y solos, extranjeros desarraigados, excluidos, tratados con desprecio y ninguneados.
Danos Señor sensibilidad para captar y comprometernos misericordiosamente con toda esta realidad de exclusión, que fueron y son tus preferidos.
Que quien me vea y se aproxime a mí, te vea a Ti y que yo sea capaz de verte e identificarte en mis hermanos más desfavorecidos: hambrientos, desnudos, presos, excluidos, marginados...