2015-01-20

Ebanjelioa irudietan


Dios ha colmado nuestro hambre de amor y aceptación, sació la sed de esperanza y paz, nos vistió de dignidad y no nos abandonó en los momentos de dolor y soledad ¿No deberíamos estar agradecidos con Él por tanto bien recibido?
Creo que la imagen de un Dios que juzga en el amor y por el amor puede ayudarnos a limpiar la mala imagen que tenemos de Él. La imagen de un Dios que nos ama puede ayudarnos de una vez por todas a vivir como hermanos entre nosotros.
P. Javier Rojas sj