2014-12-01

Evanjelioa irudietan

Con el fin de prepararnos para celebrar el nacimiento de Jesús podríamos comenzar por preguntarnos ¿Cómo quiero recibir la Navidad este año? ¿Dónde desearía hacer lugar en el corazón al Hijo de Dios? ¿Qué ámbitos o zonas de mi vida necesitan que Jesús venga a hacer su morada? Quizás sea tiempo de ofrecer paz y descanso al corazón, dejando de lado viejos rencores y resentimientos. Recuerda que la paz, además de ser don del Espíritu, también se construye “artesanalmente” –como afirma el Papa Francisco-.
Javier Rojas SJ