2014-12-27

Ebanjelioa irudietan


¿ A cuántas personas harás sonreír hoy?

«A veces perdemos de vista la conciencia de que perder la sonrisa no es otra cosa que haber perdido la suspensión de nuestra columna, de nuestro cuerpo, de nuestra vida. La negación y disolución de la sonrisa no es sino la afirmación de un desplome y de un "venirnos abajo". La sonrisa no es sino expresión de un estado de suspensión. Y la alegría siempre hace florecer en nuestra cara los pétalos de la sonrisa.
La sonrisa interior provoca una onda de energía que fluye hacia arriba, iluminando la cara y encendiendo los ojos. En la persona que sonríe los ojos se encienden y brillan como expresión de que alguien está dentro y habita en el interior.»
(J.M. Toro)