2014-10-21

SAN VIATOR EGUNA

¡¡¡FELIZ FIESTA DE SAN VIATOR!!!

A los viatores y a quienes en su corazón late un impulso viatoriano

San Viator es el nombre propio de nuestro patrón a quien el Padre Luis Querbes, nuestro Fundador, nos puso como modelo que imitar. Viator significa: Mensajero, viajero.
Había nacido en Lyon, Francia, en el siglo IV de una familia sencilla y piadosa, cercana a la catedral San Juan de Lyon, situada a menos de 500 metros del barrio donde nacería el Padre Luis Querbes 14 siglos después.
Parece que era un joven bastante inteligente y responsable en sus quehaceres por lo que se manifestó interesado en aprender y siempre dispuesto a ayudar a quien fuera.
Participó en la catequesis y adquirió una cultura general que le permitió practicar el arte de leer, escribir y recitar textos Bíblicos. Dedicó mucho de su tiempo a copiar textos bíblicos.
El obispo San Justo se fijó en él y le quiso como su ayudante, su lector, su acólito, su cantor..., por lo que trabaron entre ambos una hermosa amistad.
Parece ser que un loco desaprensivo tras cometer un asesinato se protegió dentro de la catedral, donde tenía derecho de asilo y nadie le podía detener. Tras buenas palabras y promesas el obispo entregó al asesino al pueblo para que lo juzgaran, pero... lo mataron delante del obispo.
Justo se sintió culpable del hecho y abandonó voluntariamente la catedral exiliándose en el desierto de Scete en el Bajo Egipto. Viator, fiel a su amigo, a quien amaba como a un padre, dejó atrás su porvenir y éxito en la vida y siguió a su Obispo al exilio.
En Scete, ambos aprendieron el arte de hacer de la experiencia de cada día una continua oración. Encontraron la paz de una vida humilde y descubrieron la belleza de la quietud y los efectos sencillos. Cuando fueron descubiertos en Scete por un peregrino, Viator, humilde y sencillo, se había destacado como un fiel servidor de su Obispo, sabiendo mantener en secreto el rango de Justo.
Justo fallecería el 14 de Octubre y una semana más tarde, el 21 de octubre, Viator siguió sus pasos.
Más tarde los cristianos de Lyon trasladaron los restos de los dos santos a su ciudad donde se veneran...
El año 1831 otro Lionés, Luis Querbes lo tomó como modelo para su recién fundada Congregación, “LOS CLERIGOS DE SAN VIATOR”, y para quienes trabajan con nosotros en misión compartida. Como San Viator, hemos de ser trabajadores, preocupados por el bien hacer, serviciales, humildes, sencillos, fieles y colaboradores en las celebraciones litúrgicas.
Que la fiesta de San Viator nos motive a todos a ser día a día más viatores, hijos e hijas del Padre Luis Querbes.
Goio Eskibel

Superior provincial