2014-10-29

Ebanjelioa irudietan

Muy mal se ha entendido aquello de “odiar o despreciar la propia vida”, porque nadie que se odie a sí mismo ni se desprecie, puede amar a otro. Porque el amor verdadero surge desde lo profundo del ser y no de una “idea bonita”. 
P. Javier Rojas sj