2014-07-06

Ebanjelioa irudietan

La santidad es un don. La Biblia repite de múltiples formas que sólo Dios es santo; por lo tanto, es imposible que el ser humano se haga santo por sus propias fuerzas, sólo Dios puede santificarlo.
Hermano John de Taizé, “La Aventura de la Santidad"