2014-07-21

Ebanjelioa irudietan

No te apresures por arrancar la cizaña del error, cultiva más bien el trigo de la enmienda y la reparación. No te obsesiones con la cizaña de la culpa, cultiva el trigo de la reconciliación y del perdón. Deja de lado la cizaña del fracaso para cultivar el trigo de la esperanza y de la fe. Olvida la cizaña de los celos o envidia y así podrás cultivar el trigo de la generosidad y la caridad. No te preocupes tanto por la cizaña del protagonismo que sólo te hace pensar en ti mismo, sino más bien cultiva el trigo de la comunión y la participación de todos. No arranques la cizaña del comentario hiriente, cultiva la capacidad de descubrir el trigo en los demás.
P. Javier Rojas sj