2014-05-03

Ebanjelioa irudietan


María, Madre Nuestra,
tú estás aquí en medio de nosotros
y nosotros somos tu pueblo,
pequeño retoño que se apoya en tí,
lo mismo que el apóstol Juan se apoyó en ti bajo la Cruz.
Lo mismo que intercedes por los apóstoles
y por sus sucesores hacia la plenitud mesiánica.
Alcánzanos, María, esa comunión del Espíritu Santo
que brota del corazón traspasado de tu Hijo Jesús, nuestro hermano
y haz de nosotros un pueblo de santos, que nos permita vivir
en la comunión de los santos misterios. Amén
Cardenal Carlo Martini.