2014-04-07

Ebanjelioa irudietan

Pregúntate si con la vida que llevas enriqueces a los demás, o si aún permaneces en tu sepulcro. Si quieres vivir de verdad, si quieres tener vida de verdad, tal vez tengas que admitir primero que te encuentras en el sepulcro de tus propios intereses y necesidades, atado de pies y manos en tus propias cavilaciones. Sólo entonces podrás pedir a Jesús que grite con voz potente tu nombre y te despierte del sueño.
Pon tu nombre e imagina que Jesús dice con voz fuerte) «……….sal fuera». ¡Sal al encuentro del Señor de la vida!.
P. Javier Rojas sj