2014-04-20

Ebanjelioa irudietan


Para Resucitar con Cristo es fundamental Dar el paso hacia él y como dice el P. Hurtado: Dar el paso es tomar un camino nuevo; es penetrar en un cierto orden diferente del orden común que aún no ha sido abandonado; en una palabra, traspasar la frontera del mundo para unirse místicamente... Somos apremiados a renunciar de una vez por todas a todos los intereses, a todas las voluntades propias, a realizar el sacrificio completo; a ponernos en una total desnudez espiritual. En esta pérdida de nosotros mismos, no se ve, por un instante, más que el horror casi infinito. Se duda ante el vacío horrible que se va a producir, pero ni nos imaginamos la plenitud que le sigue si se acepta, si se abandona, si se da el paso. Solamente se experimenta que este drama íntimo es extremadamente serio, si se tiene la valentía de no retroceder. Será tomada la palabra, y uno se perderá totalmente. Se trata de una angustia totalmente distinta de aquella que precede a las resoluciones ordinarias de la vida cristiana. Ellas acarician siempre un poco más o menos de amor propio; ellas encantan la imaginación. Después de todo, no se cambia de Maestro, uno se mantiene el capitán de su alma, como dijo un poeta inglés. Aquí, por el contrario, se cede, se va a entregar todo el propio ser, lo más querido, lo más profundo. En la primera conversión, no se cede más que el uso del alma, en la segunda conversión, se cede la propiedad del alma... El hombre no vive más. Dios vive en él.
Da el paso! Resucita con Cristo, no te quedes llorando en el sepulcro.
P. Javier Rojas sj