2014-04-12

Ebanjelioa irudietan

Anoche cuando dormía, soñé ¡bendita ilusión!
que de la muerte salía agarrado del Señor.
Anoche cuando dormía soñé ¡bendita ilusión!
que una colmena tenía dentro de mi corazón;
y las doradas abejas iban fabricando en él,
con las amarguras viejas, blanca cera y dulce miel.
Anoche cuando dormía soñé ¡bendita ilusión!
que un ardiente sol lucía dentro de mi corazón.
Era ardiente porque daba calores de rojo hogar,
era sol porque alumbraba y porque me hacía llorar.
Anoche cuando dormía, soñé ¡bendita ilusión!
que era Jesús quien llamaba dentro de mi corazón.
Antonio Machado