2014-04-11

40 días con los últimos - ISLANDIA - El desarrollo es el nuevo nombre de la paz

El desarrollo es el nuevo nombre de la paz











ISLANDIA
Población: 326.000 h.
IDH: 0,906 (puesto nº13 de 187)

Índice de Paz Global
El Índice de Paz Global (Global Peace Index, en inglés) es un indicador que mide el nivel de paz de un país o región. Es elaborado por el Instituto para la Economía y la Paz junto a un panel internacional de expertos de institutos para la paz y el Centre for Peace and Conflict Studies, de la Universidad de Sydney con datos procesados por el semanario británico The Economist. La lista se publicó por primera vez en mayo del 2007 y luego de forma anual. Los parámetros considerados en el estudio incluyen variables internas como los niveles de violencia y criminalidad, y externas, como el gasto militar y las guerras en las que se está participando. He aquí los 23 parámetros que sirven para elaborar el índice:
  • Participación en conflictos armados: Número de guerras internas o externas libradas. Muertos en guerras externas estimados. Muertos en guerras internas estimados. Nivel de conflictos internos. Relaciones con estados limítrofes.
  • Violencia interna: Nivel de criminalidad percibida en la sociedad. Número de desplazados por unidad de población. Inestabilidad política. Nivel de respeto por los derechos humanos. Posibilidad de actos terroristas. Número de homicidios. Nivel de criminalidad violenta. Probabilidad de manifestaciones violentas. Número de personas encarceladas. Número de agentes de policía y cuerpos de seguridad.
  • Gasto militar: Gasto militar en relación al PIB. Número de personal militar. Importaciones de las principales armas convencionales. Exportaciones de las principales armas convencionales. Financiamiento de misiones de paz de las Naciones Unidas. Número de armas pesadas. Disponibilidad de armamento ligero. Capacidad o sofisticación militar Según la última clasificación, que considera 158 países, los que encabezan la lista son: Islandia, Dinamarca, Nueva Zelanda y Canadá. España ocupa el puesto nº 25. Estados Unidos el puesto nº 88 y China el nº89. Los cuatro últimos puestos corresponden a Irak, Sudán, Afganistán y Somalia.
Las principales conclusiones del último informe del Índice de Paz Global son:
  • - La paz tiene correlación con otros indicadores como los niveles de ingresos, educativos o de integración regional.
  • - Los países pacíficos suelen tener en común altos niveles de transparencia y bajos niveles de corrupción.
  • - Los países pequeños, estables y miembros de bloques regionales tienden a obtener puntuaciones más altas.
Como todo índice, éste también tiene sus lagunas y deficiencias. Seguramente la más relevante es que no incluye indicadores específicos sobre la violencia contra las mujeres y los niños. Además, el índice otorga una elevada puntuación a aquellos países que disfrutan de la paz precisamente porque otros (frecuentemente EE.UU.), se ocupan de su defensa. Pero, incluso teniendo en cuenta estas deficiencias, supone una de las mejores herramientas para estimar el grado de paz global de un país. 
Con todo, el mero hecho de que haya personas e instituciones que desarrollen este índice muestra la importancia de la ausencia de conflictos en la estimación del nivel de desarrollo de un país.
Los dos factores clave en el incremento de la paz en Islandia son una disminución en la probabilidad de manifestaciones violentas después de la particular revolución y juicio a sus dirigentes corruptos a partir del colapso financiero de 2008, y una reducción en la capacidad y sofisticación militar. A pesar de ser miembro de la OTAN, Islandia no cuenta con ejército permanente.

Fuentes:
Wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%8Dndice_de_Paz_Global
Artículo "El país más pacífico del planeta es Islandia": http://enpositivo.com/2012/06/un-mundomenos-violento/

Para la reflexión, acción y oración
La paz no se reduce a una ausencia de guerra, fruto del equilibrio siempre precario de las fuerzas. La paz se construye día a día, prosiguiendo aquel orden querido por Dios, que lleva consigo una justicia más perfecta entre los hombres (Pablo VI, Populorum Progressio 76).
Pablo VI en la misma encíclica Populorum Progressio (año 1967) apuntaba: "El desarrollo es el nuevo nombre de la paz" (n. 76) y "El camino de la paz pasa por el desarrollo" (n. 83). Tal es la recíproca relación entre la paz y el desarrollo.
Relee las tres conclusiones del último informe sobre la Paz Global (ver más arriba) y busca razones que las expliquen.
Por la entrañable misericordia de nuestro Dios, nos visitará el sol que nace de lo alto, para iluminar a los que viven en tinieblas y en sombra de muerte, para guiar nuestros pasos por el camino de la paz. (Lc 1, 78-79).
Señor,
haz de nosotros instrumentos de tu paz.
Que allí donde haya odio, pongamos amor,
donde haya discordia, pongamos unión,
donde haya ofensa, pongamos perdón,
donde haya desesperación, pongamos esperanza,
donde haya tristeza, pongamos alegría.

¿Qué modelo de desarrollo?
Merche Mas
Casa per la Pace (Milan) www.casaperlapacemilano.it
Recuerdo haber visto un gráfico muy interesante en el que se observaba cómo hasta los años 80 la curva del progreso y la del bienestar (en Occidente) crecían paralelas. Llegado a un cierto nivel, hacia los 90 las curvas se separan y mientras el desarrollo seguía creciendo el bienestar empezaba a decrecer. Me he dado esta explicación, que no sé si es correcta: superado un cierto límite, el exceso de progreso crea nuevos problemas: aumentan las desigualdades, la criminalidad, los conflictos por los recursos que escasean, las migraciones masivas hacia donde se da el tal progreso, el consecuente racismo, la necesidad de reforzar las fronteras... por no hablar del aumento del estrés, el incremento de la contaminación, la aparición de enfermedades nuevas, las dependencias, las personas que están solas, la inseguridad ciudadana...
Lo que nos coloca en la pregunta fundamental respecto al progreso: ¿qué modelo de desarrollo es el mejor para nosotros, para el planeta, para todos? En los últimos años la misma Cooperación Internacional se interroga sobre el estilo de desarrollo que estamos exportando hacia países pobres, que refleja a menudo un modelo que replica errores cometidos en nuestro mismo modelo de progreso: desatención hacia los procesos de participación, exceso de explotación de recursos naturales, miopía hacia la prevención de conflictos en el acceso a los recursos, réplica de modelos industralizados que chocan con la mentalidad y con las capacidades locales de gestión, prolongación de la dependencia del Sur hacia el Norte...
¿Y a nosotros? ¿Qué modelo de desarrollo nos conviene? En esta campaña estamos encontrando muchas pistas. Por suerte, hay muchísima gente que en Occidente se hace esta pregunta desde hace años y que ya lleva a la práctica estilos de vida que expresan la búsqueda de modelos de consumo que tengan en cuenta los tres criterios: justicia, sostenibilidad y sobriedad. ¡Buena búsqueda a todos nosotros!