2014-01-05

Ebanjelioa irudietan

Cuando el amor te llame, síguelo,
aunque su camino sea arduo y penoso,
y cuando sus alas te envuelvan entrégate,
aunque la espada entre ellas, disimuladamente, te lastimara.
Y cuando te habla, cree en él,
aunque su voz desgarre tus sueños,
como el viento del norte agosta el jardín,
porque así como el amor te enaltece, así te crucifica.
Así, como te acrece, así te poda,
así como te eleva a lo más alto,
y acaricia tus ramas más tiernas,
que palpitan bajo el sol,
así descenderás hasta tus raíces,
y las conmoverá en un abrazo con la tierra.
Todo esto hará el amor en ti,
para que puedas entender los secretos de tu corazón,
y convertirte , por ese entendimiento,
en un fragmento del corazón de la vida.
KALHIL GIBRÁN.