2013-10-07

Eguneroko irudia

Vivimos en un momento histórico donde existe una tendencia exacerbada al individualismo, a interesarnos por nosotros mismos. Preocuparse por los demás, si no es acaso por los nuestros, constituye una rareza humana. Por lo que se hace indispensable potenciar la consideración de la gente hacia los demás. En este sentido, nos dice Camps (1999, 25): “No se combate el individualismo negando el valor último de la individualidad, sino entendiendo que nadie puede ser auténtico individuo sin contar con el otro”

Mª Rosa Buxarrais “Por una ética de la compasión en la educación”