2013-09-30

Ebanjelioa irudietan

Mirar el sufrimiento a través de la pantalla del televisor es menos impactante y horrible que contemplarlo en la calle. Con la distancia que nos ofrece la televisión ante el sufrimiento del hermano hemos encontrado una manera para seguir viviendo bien sin sentir una pizca de remordimiento. Hay quienes tienen tanto y otros, sin embargo, han convertido el basurero en su medio de subsistencia. El sufrimiento que acarrea la pobreza no es causa solamente de la corrupción y de la avaricia de los poderosos, sino también de la indiferencia de los que no tenemos tanto.
Para no mirar de frente la pobreza que hay en la calle simulamos con frecuencia andar apurados. No ayudamos al pobre justificándonos de que el dinero que piden es para comprar alcohol o drogas. Me da vergüenza y hasta me despierta ira cuando escucho hablar así a un cristiano que luego se persigna delante de la cruz de Cristo y suplica por sus necesidades. El hecho de que no quieras dar dinero no te exime que puedas procurar alimentos o ayudar a gestionar recursos para los que no tienen. ¿Has pensado alguna vez que tal vez puedas comprar alimento al que te pide para comer?
No caigamos en el error de hacer responsables de la pobreza y la miseria a quienes han acaparado el poder y corrompen el sistema político solamente. Porque también nuestra indiferencia es responsable del hambre de nuestro hermano.
El evangelio no crítica las riquezas de aquel hombre, sino la indiferencia que muestra ante el hambre de Lázaro. No debes sentirte culpable si has nacido en una familia que no pasa por necesidades económicas. El evangelio no pretende generar culpa, sino despertar la conciencia. Una conciencia que se duerme ante el deseo de tener y acaparar cada vez más. El mensaje de Jesús en el evangelio busca la conversión. Pretende que estemos a atentos, despiertos, disponibles ante el sufrimiento y la necesidad de nuestros hermanos.
Es verdad que tu granito de arena no acabará con el hambre del mundo, pero sin ese granito de arena habrá un hombre más hambriento en la calle. Tal vez creas que tu ayuda no sirva de mucho ante el hambre de tantos, pero puede ser la diferencia entre vivir o morir de hambre. El evangelio no pide que te hagas cargo del hambre en el mundo, pero si exige del cristiano que no viva su fe encerrado en sentimientos y oraciones piadosas.
La conversión exige un cambio de mentalidad, y el primer paso es darnos cuenta de que para ayudar a los demás no hay que sacar de lo que nos sobra. El evangelio nos pide compartir, no dar de lo que nos sobra. Si esperas tener suficiente para ayudar no serás solidario nunca, porque la avaricia no deja lugar a la generosidad.
Pidamos a Dios que su palabra nos despierte la conciencia adormecida y podamos comprender a fondo el valor de nuestra vocación.
P. Javier Rojas sj