2013-08-11

Ebanjelioa irudietan

Mientras haya un pobre en el mundo, ninguno de nosotros podrá vivir tranquilo. Mientras no haya agua potable para beber, y la gente muera infectada por enfermedades que con prevención no existirían, ninguno de nosotros podrá vivir tranquilo. Mientras las madres y sus bebés mueran en el parto por no contar con las mínimas condiciones de higiene y asistencia, ninguno de nosotros podrá vivir tranquilo. Mientras haya personas revolviendo basura para encontrar algo comestible para llevar a su tripas, ninguno de nosotros podrá vivir tranquilo. Mientras haya niños muriendo de inanición, mientras los ancianos no cuenten con la asistencia necesaria para vivir dignamente los últimos años de sus vidas, mientras haya mendicantes durmiendo en las calles, ninguno de nosotros podrá vivir tranquilo...
"Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber; fui huésped, y me recogisteis; desnudo, y me cubristeis; enfermo, y me visitasteis; estuve en la cárcel, y vinisteis a mí." Mt 25, 35-36.
@Ale Vallina