2013-07-16

Ebanjelioa irudietan

Dios mío, tómame de tu mano,
que pueda acompañarte sin resistirme.
No rehuiré nada de lo que me llegue en la vida,
lo asimilaré con todas mis fuerzas.
Iré a todas partes de tu mano
y quiero procurar no tener miedo.
Intentaré irradiar algo del amor verdadero que hay en mí.
Etty Hillesum