2013-04-30

Ahora la inmigrante soy yo - Toni A. Martínez


Creía ser invencible, segura de mi país.
Que con piedad acogía a los que decidían venir a probar suerte aquí.
Yo les miré desde arriba, condescendiente me vi.
Desde mi nube de orgullo creí que era suyo el deber de agradecerlo a mí.

Pero este sueño se esfuma. Entramos en recesión.
Ya me quedé sin trabajo, se me acaba el paro y no da de comer el honor.
Ahora caí de la nube, me toca la decisión,
me sigo echando a perder o me busco un futuro lejos de mi nación.

En el aeropuerto me puse a invertir mis principios.
Es el mundo al revés, mi escarmiento por tantos prejuicios.

Ahora la inmigrante soy yo
La que quita puestos de trabajo yo.
La que abusa de la sanidad soy yo.
La que altera su cultura soy yo.
La parásita que gasta lo que otro aportó.
Me temen en mi barrio, por si causo altercados.
Si voy con una amiga es que algo tramamos las dos.
Como un boomerang me vuelven mis rencores.
La vida es muy cruel enseñando lecciones.

Ahora juegan en casa. Los mismos que yo ataqué.
Me convertí en amenaza, la prensa destaca al ladrón que de mí país es.
Me acusan de privilegios, nadie me explica porqué.
Yo voy fregando sus casas, cogiendo naranjas mi apoyo aquí es sólo un carnet.

Si aquí encontrara pareja, sería su deshonor.
Me llamarían lagarta, por aprovechada, que busco interés y no amor.
Que cuando nazcan mis hijos, los vaya a escolarizar.
Recibirán el rechazo que yo ya me trago y que en mí país fue normal.

En el aeropuerto me puse a invertir mis principios.
En un mundo al revés, mi escarmiento por tantos prejuicios.

Ahora la inmigrante soy yo.
La que acude al locutorio soy yo.
La que manda pasta a casa en transacción.
La que baila en pubs nativos soy yo.
Quien recibe ahora las burlas sobre mi pronunciación.
Creen que soy gandula, creen que vivo de ayudas.
Incluso aunque trabaje creen que les robo valor.
Como un boomerang me vuelven mis rencores.
La vida es muy cruel enseñando lecciones.

Soy yo el lastre, la que molesta.
Nadie antes me había llamado europea.
Aquí me miran como a un marciano.
No porque sea rara sino porque les invado.

Como un reflejo, regresan a mí mis rencores.
Esta vida es muy cruel cuando quiere enseñarnos lecciones.

Ahora la inmigrante soy yo
La que quita puestos de trabajo yo.
La que abusa de la sanidad soy yo.
La que altera su cultura soy yo.
La parásita que gasta lo que otro aportó
Creen que soy gandula, creen que vivo de ayudas.
Incluso aunque trabaje creen que les robo valor.
Como un boomerang me vuelven mis rencores.
La vida es muy cruel enseñando lecciones.