2013-03-01

40 días con los últimos - Nuestra forma de utilizar los recursos


BOLIVIA
Población: 10.976.000 h.
IDH: 0,663
Ahora es cuando
«Los seres humanos somos esencialmente agua. Alrededor de dos terceras partes de nuestro organismo están compuestas de agua. Un 75% de nuestro cerebro está constituido por agua, y el agua es el principal vehículo de las transmisiones electroquímicas de nuestro organismo. Nuestra sangre circula como un enjambre de ríos en nuestro cuerpo. El agua en la sangre ayuda a transportar nutrientes y energía a nuestro organismo».
Con estas frases Pablo Solón, en el año 2010 y en nombre del pueblo boliviano iniciaba su discurso –en mangas de camisa– a favor de una resolución para que en la ONU se reconociera el agua como un derecho humano esencial. «El agua, sin duda alguna, es vida, y por eso es necesario que se reconozca el derecho humano al agua y al saneamiento en momentos en los cuales las enfermedades provocadas por falta de agua potable y saneamiento provocan más muertes que cualquiera de las guerras. Cada año más de 3 millones y medio de personas mueren por enfermedades transmitidas por agua contaminada».
Los escuchantes entre dato y dato de Pablo, sin darse cuenta, se aferraban al vaso de agua que disponían en la sala. «A nivel mundial aproximadamente una de cada 8 personas no tiene agua potable. En solo un día más de 200 millones de horas del tiempo de las mujeres se consumen para recolectar y transportar agua para sus hogares. Se estima que el saneamiento podría reducir en más de un tercio, las muertes de niños y niñas por diarrea».
«Como dice mi pueblo –el pueblo que recuperó en Cochabamba el derecho a gestionar su propia agua, concluyó Pablo Solón– ahora es cuando». Y la resolución fue aprobada el 28 de julio.
Así que, ahora es cuando la declaración de la ONU debe dar lugar al establecimiento de límites a la tendencia de los últimos años de privatización de este recurso público llevada a cabo por grandes corporaciones. Ahora es cuando deben prevalecer las necesidades antes que los negocios.
Gustavo Duch
Ilustración: Cristina Gómez Sancho
Agua común sin sentido común
En muchas partes del mundo la competencia por los escasos recursos hídricos es intensa. Ya no se puede seguir extrayendo agua para uso de la población porque se han sobrepasado los límites. El modelo de producción industrial, tanto de alimentos como de otros productos, consume muchísima agua y además vierte mucha contaminación en los ríos. Las grandes corporaciones, sujetas en la UE a normativas más extrictas, no tienen reparo en contaminar las aguas en otros países, dañando la salud de millones de personas.
Por otra parte, en Occidente no para de crecer el consumo de agua mineral embotellada, lo que resulta ser un gran negocio –agua a precio de gasolina–. Un litro de agua embotellada puede generar 600 veces más CO2 que uno del grifo. Y, una vez más, sabemos que son los habitantes de los países pobres quienes más sufren las consecuencias de nuestro despilfarro energético y de recursos.
Las crisis del agua, de la biodiversidad, las crisis sociales, energéticas y financieras se hallan todas unidas y son las consecuencias del neoliberalismo y del modelo de agricultura industrial promovido por las instituciones financieras internacionales.

¿Qué podemos hacer (o dejar de hacer)?
Informarnos, preguntar (y hacernos preguntas)…
• Ahorrar agua. Siempre.
• A la hora de comprar cualquier alimento (o cosa), tener en cuenta el agua que se ha empleado en la producción.
• Preferir el agua del grifo a la embotellada.
Y todo esto con la satisfacción de saber que con nuestra forma de utilizar el agua estamos cambiando el mundo.

Recuerda, Señor, lo que nos ha sucedido, contempla y mira nuestro oprobio. Nuestra heredad ha pasado a extraños. Tenemos que comprar el agua que bebemos
y pagar la leña que nos llevamos. (Lam 5, 1-4)
Padre, que el agua nuestra de cada día nos haga recordar a quienes carecen de ella.

Para profundizar:
El 22 de marzo se celebra el “Día mundial del agua“:
Artículos de interés:
- “El agua embotellada”. Miguel Jara. Revista El Ecologista nº 58.
- “¡Paren con el acaparamiento del agua!” Declaración de la Via Campesina en el Foro Alternativo Mundial del Agua. Marsella, marzo 2012.
Vídeo: “La historia del agua embotellada” (8 min). Annie Leonard.

 40ultimos