2013-02-27

40 días con los últimos - Nuestra forma de utilizar los recursos

MARRUECOS
Población: 32.597.000 h.
IDH: 0,582
Vuelo 2028
Miró las pantallas sobre el mostrador: Cerrado/Closed. ¿Estarían en huelga los controladores, los pilotos, el personal de tierra? Escuchó una voz tras de sí: ¿Desea facturar, señor?
Sí, claro que quiero facturar. Al volverse vio que le hablaba la imagen de un joven risueño proyectada sobre una pantalla.
Por favor, introduzca el número de reserva en el facturador automático.
Eugenio obedecía estupefacto las órdenes de aquel muñeco parlante. En la ranura su tarjeta no aparecía.
La imagen cambió el gesto: Destino Marruecos.
Sí, voy a dar unas conferencias en la Universidad de Casablanca. ¿Algún problema?
Destino Marruecos. Debe pagar la cuota de CO2.
¿Qué está diciendo? Eugenio empezaba a perder los estribos.
Para acceder a su vuelo, debe abonar el gasto de CO2 consumido. Para elegir la forma de pago consulte el panel de equivalencias a la derecha.
Pero ¿qué tontería…?
No es procesable su pregunta. Para acceder a su vuelo, debe abonar el…
Mire, voy a perder el avión, ¿quiere darme de una p… vez la tarjeta de embarque?
Para elegir… La imagen repetía sin interrupción. Eugenio miró donde señalaba: “Marruecos. CO2: 0,413 toneladas. Valoración. Trabajo voluntario: Plantación de setenta palmeras. Lugar: Rif/ Algeciras. Valor en euros: 9,97″. ¿En qué forma realizará el pago? insistió el operario virtual.
Mire, tengo prisa. Eugenio miraba a su alrededor buscando a quién reclamar. Pero la proyección virtual era su único interlocutor: Puede consultar el panel…
Mire, voy a dar una conferencia sobre calentamiento global en la Universidad de Casablanca, ¿me oye? ¡Me están esperando!
Para elegir la… Eugenio golpeó la pantalla y la alarma sonó en todo el aeropuerto: bip, bip, bip, bip.
La llamada del móvil le despertó. Alguien habló con acento magrebí: Soy Fatila, de la Facultad. ¿A qué hora tomará el vuelo?
Eugenio disimuló su alteración: Mejor iré en tren a Algeciras y luego en ferry. Sí, tendré que salir antes. Será de gran interés para mi charla.
Gracias, Sucran, Fatila.
Ana García-Castellano
Ilustración de Paz Rodero
Cuando volar barato sale caro
Tras las bajas tarifas de las compañías ‘low cost’ se esconden ayudas públicas directas, ausencia de determinados impuestos, precariedad laboral e incremento del consumo de energía y de las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que, a pesar de la mayor eficiencia tecnológica y tasas de ocupación más elevadas, los bajos precios lo que consiguen es multiplicar los viajes en avión –y, por tanto, las emisiones– de forma que no compensa lo anterior (es la llamada “paradoja de Jevons”).
Se dice que las tarifas bajas han hecho que el transporte aéreo haya pasado a estar al alcance de la mayoría de la población. Sin embargo, las estadísticas muestran que quienes disfrutan de menores ingresos no constituyen la fracción mayoritaria de los pasajeros. Y es que el precio del billete es sólo uno de los costes que conlleva un viaje en avión.
En realidad, volar barato resulta en verdad muy caro social y ambientalmente. El avión es un modo de transporte muy derrochador en términos energéticos y ambientales. Y este coste lo pagan, nuevamente y sobre todo, los más pobres, que sufren las consecuecias del calentamiento global.

¿Qué podemos hacer (o dejar de hacer)?
Informarnos, leer, contrastar opiniones…
• Preferir cualquier otro medio de transporte que el avión.
• Solo viajar en avión cuando no puedo evitar hacer ese viaje.
• Compensar las emisiones de CO2 en los viajes de avión que inevitablemente tenga que hacer.
Y todo esto con determinación. Con nuestra forma de transportarnos estamos contribuyendo a cambiar el mundo.

Tú dices: «Soy rico; me he enriquecido; nada me falta». Y no te das cuenta de que eres un desgraciado, digno de compasión, pobre, ciego y desnudo. Yo a los que amo, los reprendo y corrijo. Sé, pues, ferviente y arrepiéntete. (Ap 3, 17. 19)
Señor, tú que nos amas, ayúdanos a darnos cuenta
de nuestra falsa riqueza y de nuestra ceguera.

Para profundizar:
Iniciativa CeroCO2. Fundación ECODES.
Algunas herramientas para calcular y compensar emisiones de CO2:
- Asociación Reforesta.
- ClimateCare (en inglés)