2012-02-27

GARIZUMA - Con los 40 últimos

BURUNDI
Población: 8.074.000
Capital: Bujumbura
IDH: 0,316 (nº 185)

EL DERECHO A LA VIDA
Derecho de todo niño a protección sin discriminación

Le llaman “el ángel de Burundi”, aunque el día en que su vida dio un cambio completo Marguerite Barankitze (“Maggy”) pensó en suicidarse. Maggy de etnia tutsi, trabajaba de secretaria en el obispado de Ruyigi y había escondido a algo más de cien hutus que escapaban de las matanzas. Ese día llegaron las milicias tutsis y, tras maltratarla y acusarla de traidora la ataron a una silla y la obligaron a ver la peor visión de su vida. “Mataron a 72 personas delante de mí. Cuando terminó aquella masacre mi oración se convirtió en protesta y pregunté a Dios si realmente Él es amor”.

Su vida es un vivo retrato de esta negativa a resignarse ante la crueldad y la injusticia. Al día siguiente de aquella terrible masacre, tras enterrar a los muertos, recordó las últimas palabras de una de las mujeres antes de perecer bajo el machete: “Maggy, cuida de nuestros hijos”. Aquello le salvó del suicidio. Sin dinero y sin un lugar a dónde ir, recogió a siete traumatizados niños que habían sobrevivido buscó un techo para ellos; primero, con un cooperante alemán y más tarde con el obispo de su diócesis. Se corrió la voz, y cientos de huérfanos niños –hutus y tutsis- siguieron llegando en busca de protección mientras la guerra se recrudecía en Burundi. “A los cuatro años tenía a 4.000 niños a mi cuidado, y a los 10 años una multitud enorme. Durante este tiempo más de 30.000 niños han pasado por nuestra obra”. Maggy recibió el Premio a la Fraternidad de la revista Mundo Negro. Su testimonio conmovió a las personas que la escucharon. Sin embargo, recalcó que no venía a contar “las miserias de África. Dejad de llorar por los africanos, nosotros tenemos que dejar de ser víctimas eternas.”
blogs.periodistadigital.com

FIRMADO Y RATIFICADO
Declaración de los Derechos del Niño. Art.9:
El niño debe ser protegido contra toda forma de abandono, crueldad y explotación. No será objeto de ningún tipo de trata. No deberá permitirse al niño trabajar antes de una edad mínima adecuada; en ningún caso se le dedicará ni se le permitirá que se dedique a ocupación o empleo alguna que pueda perjudicar su salud o su educación o impedir su desarrollo físico, mental o moral.

DEL DERECHO AL HECHO
Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hay 350 millones de niños que trabajan. En todo el mundo el servicio doméstico constituye la actividad económica principal de las jóvenes menores de 16 años. Aprovecha hoy para hacer limpieza general de tu habitación: limpia ventanas, suelos, etc. Mientras lo haces, recuerda a tantas niñas obligadas a trabajar sin descanso desde pequeñas.

ORACIÓN
Señor Jesús, tú que te identificas
con los últimos, los pequeños y los más necesitados,
danos un corazón grande para acogerlos.
No permitas que esta sociedad cada vez más egoísta
nos deje indiferentes ante los menores
a quienes se les ha robado la niñez.