2011-11-04

Los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz

Lectura del santo evangelio según san Lucas 16,1-8

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
Un hombre rico tenía un administrador y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes.
Entonces lo llamó y le dijo:
- ¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido.
El administrador se puso a echar sus cálculos:
- ¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa.
Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo, y dijo al primero:
- ¿Cuánto debes a mi amo?
Éste respondió:
- Cien barriles de aceite.
Él le dijo:
- Aquí está tu recibo: aprisa, siéntate y escribe «cincuenta».
Luego dijo a otro:
- Y tú, ¿cuánto debes?
Él contestó:
- Cien fanegas de trigo.
Le dijo:
- Aquí está tu recibo: Escribe «ochenta».
Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz.

Jesu Kristoren Ebanjelioa San Lukasen liburutik Lk 16, 1-8
 Aldi hartan, Jesusek honela esan zien bere ikasleei:
- «Gizon aberats batek kontu-hartzaile bat zuen, eta ondasunak alperrik galtzen ari zitzaiola salatu zioten. Deitu zuen, eta esan zion: "Zer da, gero, zuretzat entzun dudana? Emadazu zure kontu-hartzailetza horren garbitasuna; gaurtik aurrera ez zera nire ondasunen kontu-hartzaile izango".
Kontu-hartzailea honela ari zen orduan bere baitan: "Zer egin behar dut orain? Nagusiak kontu-hartzailetza kentzen bait dit. Aitzurrerako indarrik ez dut; eskerako lotsatu egiten naiz. Badakit zer egin, nagusiak kontu-hartzaile izatea kentzen didanean, norbaitek bere etxean har nazan".
Banan-banan bere nagusiaren zordun guztiak deitu zituen, eta honela esan zion lehenengoari: "Zenbat zor diozu zuk nire nagusiari?". Eta harek: "Nik ehun upel olio". Eta berak: "Tori zure agiria, eseri zaitez, eta idatzi azkar: berrogeita hamar". Gero beste bati: "Zuk zenbat zor diozu?". Eta harek: "Nik ehun anega gari". Eta harek: "Tori zure agiria; eta idatzi: laurogei".
Nagusiak goraldu egin zuen kontu-hartzaile gaiztoa, zuhur jokatu zuelako. Izan ere, mundu honetako semeak zentzudunagoak dira beretarrekin, argiaren semeak baino».