2011-11-11

El día que se manifieste el Hijo del Hombre

Lectura del santo evangelio según san Lucas 17,26-37
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
- Como sucedió en los días de Noé, así será también en los días del Hijo del Hombre: comían, bebían y se casaban, hasta el día que Noé entró en el arca; entonces llegó el diluvio y acabó con todos.
Lo mismo sucedió en tiempos de Lot: comían, compraban, vendían, sembraban, construían; pero el día que Lot salió de Sodoma, llovió fuego y azufre del cielo y acabó con todos.
Así sucederá el día que se manifieste el Hijo del Hombre. Aquel día, si uno está en la azotea y tiene sus cosas en casa, que no baje por ellas; si uno está en el campo, que no vuelva.
Acordaos de la mujer de Lot.
El que pretenda guardarse su vida, la perderá; y el que la pierda, la recobrará.
Os digo esto: aquella noche estarán dos en una cama: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán; estarán dos moliendo juntas: a una se la llevarán y a la otra la dejarán; estarán dos en el campo: a uno se lo llevarán y al otro lo dejarán.
Ellos le preguntaron:
- ¿Dónde, Señor?
Él contestó:
- Donde está el cadáver se reunirán los buitres.

Jesu Kristoren Ebanjelioa San Lukasen liburutik Lk 17,26-37

Aldi hartan, Jesusek honela esan zien bere ikasleei:
- «Noeren egunetan gertatu zena gertatuko da Gizonaren Semearen egunetan: jaten zuten eta edaten, eta ezkontzen ziren gizon-emakumeak, Noe kutxan sartu zen eguneraino; etorri zen uholdea eta guztiak galdu zituen.
Berdin gertatu zen Loten egunetan ere: jan eta edan, erosi eta saldu, landareak sartu eta etxeak egin, ari ziren; baina Lot Sodomatik atera zen egunean, su eta sufre-erauntsia jaitsi zen zerutik, eta guztiak galdu zituen.
Horrela izango da Gizonaren Semea agertuko den egunean. Egun hartan etxe-gainean dagoena, bere tresnak etxean dituela, ez bedi jaitsi etxean dauzkanak hartzera, eta berdin, soroan ari dena ez bedi atzera itzuli. Gogoan izan Loten emaztea.
Bere bizia salbatu nahiez dabilenak, galdu egingo du, eta galtzen duenak, berriro aurkituko.
Nik diozuet: gau hartan bi lagun egongo dira ohe berean: bata hartua izango da, eta bestea utzia; bi emakume elkarrekin ariko dira errotarrian: bata hartua izango da, eta bestea utzia».
Ikasleek esan zioten:
- «Non, Jauna?».
Eta Hark erantzun:
- «Gorputza non, arranoak hara bilduko dira».