2011-10-22

Si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera

Lectura del santo evangelio según san Lucas 13,1-9

En aquella ocasión se presentaron algunos a contar a Jesús lo de los galileos, cuya sangre vertió Pilato con la de los sacrificios que ofrecían. Jesús les contestó:
- ¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que los demás galileos, porque acabaron así? Os digo que no; y si no os convertís, todos pereceréis lo mismo. Y aquellos dieciocho que murieron aplastados por la torre de Siloé, ¿pensáis que eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Os digo que no. Y si no os convertís, todos pereceréis de la misma manera.
Y les dijo esta parábola:
Uno tenía una higuera plantada en su viña, y fue a buscar fruto en ella, y no lo encontró.
Dijo entonces al viñador:
- Ya ves: tres años llevo viniendo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro. Córtala. ¿Para qué va a ocupar terreno en balde?
Pero el viñador contestó:
- Señor, déjala todavía este año; yo cavaré alrededor y le echaré estiércol, a ver si da fruto. Si no, el año que viene la cortarás.


Jesu Kristoren Ebanjelioa San Lukasen liburutik Lk 13,1-9

Aldi haretan, etorri jakozan Jesusi batzuk, Galilear batzuei jazotakoaren barri emoten: Pilatok galilear hareen odola euren opariekin nahastau egin ei ebala. Jesusek erantzun eutsen:
- «Uste dozue galilear horreek beste galilearrak baino pekatariago zirala, holako azkena izan ebelako? Ezetz dinotsuet; eta bihotz-barritzen ez bazaree, guztiok bardin galduko zaree.
Eta Siloeko torrea gainera jausita hil ziran hamazortzi hareek ere, uste dozue beste jerusalendarrak baino errudunago zirala? Ezetz dinotsuet; eta bihotz-barritzen ez bazaree, guztiok bardin galduko zaree».
Eta parabola hau esan eutsen:
- «Ikondo bat eukan gizon batek, bere mahastian landatuta. Eta iko-bila etorri, eta ez eban aurkitu. Orduan, esan eutson mahastilariari: “Badira hiru urte, ikondo honetara iko-bila natorrela, eta ez dot ikorik aurkitzen. Ebagi egizu. Zertarako euki lurra alperrik?”.
Mahastilariak, ostera, erantzun eutson: “Jauna, itzi egizu aurtengoz; ingurua atxurtu eta ongarrituko dot, ea fruturik emoten dauan. Bestela, datorren urtean ebagi egingo dozu”».