2011-09-05

Estaban al acecho para ver si curaba en sábado - Begira egokozan zapatuz osatuko ete eban.

Lectura del santo evangelio según san Lucas 6,6-11

Un sábado, entró Jesús en la sinagoga a enseñar.
Había allí un hombre que tenía parálisis en el brazo derecho.
Los letrados y los fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado, y encontrar de qué acusarlo.
Pero él, sabiendo lo que pensaban, dijo al hombre del brazo paralítico:
- Levántate y ponte ahí en medio.
Él se levantó y se quedó en pie.
Jesús les dijo:
- Os voy a hacer una pregunta: ¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer el bien o el mal, salvar a uno o dejarlo morir?
Y, echando en torno una mirada a todos, le dijo al hombre:
- Extiende el brazo.
Él lo hizo, y su brazo quedó restablecido.
Ellos se pusieron furiosos y discutían qué había que hacer con Jesús.

Jesu Kristoren Ebanjelioa San Lukasen liburutik Lk 6, 6-11

Beste zapatu batez, Jesus sinagogan sartu eta irakasten hasi zan. Bazan han eskumako besoa elbarri eban gizon bat.
Lege-maisu eta fariseuak zelatan egokozan, zapatuz osatzen ete eban, zertan salatu izateko. Jesusek, hareen gogoetak igarririk, beso-elbarriari esan eutsan: «Jagi eta zatoz hona erdira». Ha jagi eta zutunik gelditu zan.
Jesusek esan eutsen, orduan: «Itaun bat: zapatuz zer da zilegi, ona egitea ala txarra egitea, bizia salbatzea ala hondatzea?».
Eta, inguruko guztiei begira, esan eutsan gizonari: «Luzatu beso hori». Harek luzatu eban eta osatu egin jakon.
Lege-maisu eta fariseuek euren onetik urten eben eta Jesusi zer egingo ziharduen euren artean.