2011-09-01

Dejándolo todo, lo siguieron - Danak itzi eta jarraitu egin eutsoen

Lectura del santo evangelio según san Lucas 5,1-11

En aquel tiempo, la gente se agolpaba alrededor de Jesús para oír la Palabra de Dios, estando él a orillas del lago de Genesaret; y vio dos barcas que estaban junto a la orilla: los pescadores habían desembarcado y estaban lavando las redes.
Subió a una de las barcas, la de Simón, y le pidió que la apartara un poco de tierra. Desde la barca, sentado, enseñaba a la gente.
Cuando acabó de hablar, dijo a Simón:
- Rema mar adentro y echa las redes para pescar.
Simón contestó:
- Maestro, nos hemos pasado la noche bregando y no hemos cogido nada; pero, por tu palabra, echaré las redes.
Y, puestos a la obra, hicieron una redada de peces tan grande, que reventaba la red. Hicieron señas a los socios de la otra barca, para que vinieran a echarles una mano. Se acercaron ellos y llenaron las dos barcas, que casi se hundían. Al ver esto, Simón Pedro se arrojó a los pies de Jesús, diciendo:
- Apártate de mí, Señor, que soy un pecador.
Y es que el asombro se había apoderado de él y de los que estaban con él, al ver la redada de peces que habían cogido; y lo mismo les pasaba a Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que eran compañeros de Simón.
Jesús dijo a Simón:
- No temas: desde ahora serás pescador de hombres.
Ellos sacaron las barcas a tierra y, dejándolo todo, lo siguieron.

Jesu Kristoren Ebanjelioa San Lukasen liburutik Lk 5, 1-11

Aldi haretan, jentea gainera etorkon Jesusi, Jainkoaren berbea entzuteko; Jesus Genesaret aintzira-ertzean egoan. Txalupa bi ikusi ebazan ur-bazterrean geldi; arrantzaleek, ontzietatik jatsita, sareak garbitzen ziharduen. Igon eban txalupa hareetako batera, Simonenera, eta lehorretik apur bat aldentzeko eskatu eutsan. Gero, jesarri eta txalupatik jenteari irakasten jardun eban.
Berbaldia amaitu ebanean, esan eutsan Simoni: «Jo ur handietara eta bota sareak arrantzurako». Simonek erantzun eutsan: «Maisu, gau guztian eginahalak egin eta ez dogu ezer harrapatu; holan ere, Zuk dinozun ezkero, botako ditut sareak». Holan egin eben eta, hainbesteko arrain-pila harrapau eben, sareak lehertzeko zorian egozan-eta. Beste txalupako lagunei keinu egin eutseen laguntzera etorteko; etorri ziran, eta txalupa biak bete ebezan, ia-ia hondoratzeraino.
Jazotakoa ikusirik, Simon Pedro Jesusen oinetara jausi zan, esanez: «Alde nigandik, Jauna, pekataria naz-eta». Izan ere, zur eta lur egozan Simon eta beragaz ziran guztiak, eginiko arrantzuagaitik, eta gauza bera jazoten jaken Simonen arrantzu-lagun ziran Zebedeoren seme Santiago eta Joani ere. Baina Jesusek esan eutsan Simoni: «Ez bildurtu, hemendik aurrera giza arrantzale izango zara».
Hareek txalupak lehorrera atara ebezan eta, dana itzirik, jarraitu egin eutsoen.