2011-08-29

Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan, el Bautista - Hau gura dot: emoidazu oraintxe bertan Joan Bateatzailearen burua plater batean.

Lectura del santo evangelio según san Marcos 6,17-29

En aquel tiempo, Herodes había mandado prender a Juan y lo había metido en la cárcel, encadenado.
El motivo era que Herodes se había casado con Herodías, mujer de su hermano Filipo, y Juan le decía que no le era lícito tener la mujer de su hermano.
Herodías aborrecía a Juan y quería quitarlo de en medio; no acababa de conseguirlo, porque Herodes respetaba a Juan, sabiendo que era un hombre honrado y santo, y lo defendía. Cuando lo escuchaba, quedaba desconcertado, y lo escuchaba con gusto.
La ocasión llegó cuando Herodes, por su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a sus oficiales y a la gente principal de Galilea.
La hija de Herodías entró y danzó, gustando mucho a Herodes y a los convidados. El rey le dijo a la joven:
- Pídeme lo que quieras, que te lo doy.
Y le juró:
- Te daré lo que me pidas, aunque sea la mitad de mi reino.
Ella salió a preguntarle a su madre:
- ¿Qué le pido?
La madre le contestó:
- La cabeza de Juan, el Bautista.
Entró ella enseguida, a toda prisa, se acercó al rey y le pidió:
- Quiero que ahora mismo me des en una bandeja la cabeza de Juan, el Bautista.
El rey se puso muy triste; pero, por el juramento y los convidados, no quiso desairarla. Enseguida le mandó a un verdugo que trajese la cabeza de Juan. Fue, lo decapitó en la cárcel, trajo la cabeza en una bandeja y se la entregó a la joven; la joven se la entregó a su madre.
Al enterarse sus discípulos, fueron a recoger el cadáver y lo enterraron.

Jesu Kristoren Ebanjelioa San Markosen liburutik Mk 6, 17-29

Aldi haretan, Herodesek Joan harrapau eta kartzelan lotu eban, Herodias zala-eta. Herodesen anaia Feliperen emaztea zan Herodias, baina Herodesek bere emaztetzat hartu eban, eta Joanek esaten eutsan: «Ez jatzu zilegi zeure anaiaren emaztea eukitea».
Horregaitik, gorroto eban Herodiasek Joan eta hil egin gura eban, baina ezin, Herodesek begirunea eutsan-eta Joani; gizon zuzen eta santutzat eukan, eta babestu egiten eban. Joanen hitzek kezkarik sortzen baeutsoen ere, gogoz entzuten eutsan.
Etorri jakon, ostera, Herodiasi aukerako eguna: Herodesek, bere urtebetetean, afaria emon eutsen agintari, gudalburu eta Galileako handikiei. Sartu zan jantokian Herodiasen alabea eta dantzan egin eban, eta atsegin izan jaken Herodesi eta mahaikideei. Orduan, erregeak esan eutsan neskatileari: «Eskatu gura dozuna, eta emongo deutsut». Eta zin eginez agindu eutsan: «Eskatu ahala guztia emongo deutsut, nire erreinuaren erdia bada ere». Urten eban neskatileak eta bere amari itaundu eutsan: «Zer eskatuko deutsat?» Amak erantzun: «Joan Bateatzailearen burua».
Bihurtu zan arin-arin erregeagana eta eskaria egin eutsan: «Emoidazu oraintxe bertan Joan Bateatzailearen burua platerean». Goibel jarri zan erregea, baina mahaikideen aurrean egindako zinagaitik, ez eutsan ukatu gura izan. Berehala, bere goardiako bat bialdu eban, Joanen burua ekarteko aginduz. Joan zan ha kartzelara eta samea ebagi eutsan, eta platerean ekarri eban burua; neskatileari emon eutsan, eta neskatileak amari.
Joanen ikasleak, hori jakitean, haren gorpua jasotera etorri eta hilobian ezarri eben.