2011-08-05

Eguneroko biñeta

El hambre en el mundo

La prensa internacional destacó esta semana que la ONU declaró oficialmente el estado de hambruna en dos grandes regiones del sur de Somalia, Bakool y Baja Shabelle. Además, pidió a la comunidad internacional 300 millones de dólares para salvar vidas y afrontar los próximos dos meses en esa región ya que de lo contrario, en el citado período la hambruna se extenderá a las ocho regiones del sur de ese país africano. Además, casi la mitad de la población somalí está en situación de crisis humanitaria y el índice de malnutrición aguda entre niños supera el 30% de la población infantil. ¿Causa principal de este drama, según organismos de la ONU? Una prolongada sequía que de continuar puede llegar a afectar amplias regiones de África.
Setenta y dos horas antes de que la ONU hiciera tal anuncio, la Unicef advirtió que 500 mil niños morirían en África por desnutrición.
En el mundo la cantidad de personas afectadas por desnutrición está llegando a los 1.000 millones, considerándose que esa es la señal más clara del impacto humanitario que en los países pobres ha tenido el alza de los ‘commodities’ agrícolas.
Efectivamente, uno de los más grandes problemas que enfrenta el mundo, o quizás el más impactante, sea el hambre que está aumentando significativamente en diversos países de varios continentes mientras el alza en los precios de los productos agrícolas básicos sigue y según el presidente del Banco Mundial, ha llevado a 44 millones de personas más al estado de pobreza absoluta, la que está estrechamente asociada con la desnutrición. Se estima que a finales de 2011 habrá mil millones de seres humanos en estado de desnutrición, cifra que quita el aliento al más impasible.Robert Zoellick, presidente del Banco Mundial, considera que el alza en el precio de los alimentos que tanto desastre causa en los países más pobres, no es un evento aislado y que probablemente se mantendrá durante varios años.Como expresó Vanguardia Liberal en editorial publicado hace algunos días, los precios del trigo, del maíz y de la soya, que son básicos para la dieta alimenticia de la humanidad, están en niveles muy altos por varias causas que van desde las malas cosechas hasta el aumento de su uso para producir biocombustibles. El Banco Mundial estima que los precios globales de los alimentos están llegando a límites peligrosos.El hambre es, junto a la crisis económica de varios países europeos, probablemente el más crudo problema del año 2011 y desafortunadamente fuera de resaltarlo en los medios de comunicación, poco se ha hecho.
[vanguardia.com 23/07/2011]