2011-07-30

Eguneroko komentarioa

Después de una semana oyendo hablar del Reino de Dios, en el evangelio de hoy se nos presenta el “reino de la frivolidad”: un Herodes que se lleva a la mujer de su hermano; una mujer que busca quitar del medio al Bautista; una hija que acepta ser mediadora de los planes de venganza de su madre; y un rey a quien le pesa más el qué dirán los invitados que la justicia...

Nuestro mundo también tiene mucha frivolidad... no hay más que ver muchos programas de la televisión. Afortunadamente, en nuestro mundo también hay muchas “semillas del Reino”. ¿Qué pesa más? Quién sabe... y además no nos toca a nosotros juzgar, como decíamos ayer.

Lo que nos toca a nosotros es crecer en consciencia, darnos cuenta de lo que pasa, descubrir esas semillas de Vida, acogerlas, cultivarlas, repartirlas... La parábola del Reino como pequeña semilla vuelve a iluminarnos al final de esta semana.
 Luis Manuel Suarez